Kiss Me Undead
¡Bienvenido a Kiss Me Undead!
Este sitio es un foro RPG ambientado en un mundo repleto de zombies ¿Te atreves a participar?

Alguans zonas del foro son únicamente para usuarios, si deseas experimentar todo lo que este sitio tiene para ofrecer, regístrate.

Cualquier comentario, duda o sugerencia, puedes usar sin necesidad de registrarte el Libro de Visitas

Buscando refugio en el metro, una idea no tan buena (Libre)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Buscando refugio en el metro, una idea no tan buena (Libre)

Mensaje por Nicholas el Jue Jul 21, 2011 12:13 am

(Off: Bueno, Nomi, te he dicho todo lo que tenía que decirte por MP, así que... Solo quiero que sepas que he hecho mi mejor esfuerzo, al menos todo lo que pude sacar de un cerebro que solo ha dormido tres horas xD. Ojalá te guste como quedó y ya sabes, buena suerte y espero que vuelvas pronto)

Todo era confuso. Al menos, todo lo confusa que puede ser una situación como esa.

Se mantenía disparando, a pesar de que eso implicara que sus balas menguasen. Notaba cada vez con más claridad como a sus dedos empezaban a tener problemas en encontrar las cinco balas que necesitaba para llenar el tambor de su arma. De cualquier manera, no importaba. Había encontrado otra pistola -no conocía el modelo. Nunca había sido bueno en armas- colgada del cuerpo. La había tenido que cortar con el cuchillo que le había dado Nomi, pero al menos contaba con veinte balas más y una pulsera paracord que había cogido de paso. La suya la había perdido cuando le habían llevado al psiquiátrico.

Cuando le quedaban diez balas y se planteaba el disparar a alguna de las lámparas del techo (quizás alguna les caía y aplastaba a algunos cuantos, tenía que tener alguna esperanza), pasó algo raro. Kitsune, que estaba agazapado a su derecha riendo como un maníaco, de pronto perdió la risa. Si el hecho de que se riera había sido preocupante, el que se callara fue aun más preocupante. Le miró con suspicacia, cubierto por el muro, para ver en qué rayos estaba pensando y se encontró con que... se iba corriendo hacia aquella masa. Se levantó, cubriéndose con el cuerpo y disparando a algunos, para observar su trayectoria. Acabó concluyendo conque había perdido el poco juicio que le quedaba. Visualizó entonces al otro, más allá, disparando contra la multitud por su parte.

Suspiró, terminó de vaciar su arma y se agachó para recargar. Ahora solo le quedaban cinco. Cuando se volvió a alzar, para seguir disparando, se le cayó el alma a los pies. La cabeza de Nomi se había perdido entre la multitud, que de alguna manera había crecido. ¿Es que llevaban más tras ellos, escondidos con el túnel, o simplemente su ruido les había atraído? No alcanzaba a distinguir a ninguno de los infectados peligrosos, pero si que veía a medio transformados. Aquello no le gustaba nada. Estaba calculando cuánto podría tardar en subir las escaleras para llegar a la puerta, cuando el moreno salió de la multitud gritando. Tuvo que esforzarse por encontrarle sentido a los berridos que soltaba. Entonces captó el mensaje. No iba a decir que no, incluso si el otro prefería quedarse con él.

Dejó caer a su escudo humano hacia adelante, tirándose él hacia atrás para acabar con el trasero en el suelo. Cogió sus armas -la Taser, la pistola desconocida- y se las guardó apresuradamente. Guardó las balas de su propia pistola en la mano. Entonces echó a correr hacia el andén, al que llegó de un salto. Rodó por las baldosas tras una lluvia de balas cada vez menor. Llegó a un banco volcado, tras el que se cobijó un momento para calibrar la situación. Un Nomi ensangrentado haciendo caras raras que de pronto se giró y le lanzó su propia arma con un hatillo que contenía cosas desconocidas. Todo ello dio contra el suelo, a un par de metros. Se lanzó, deslizándose con las rodillas a recogerlo. ¿Qué pretendía?

Le vio mover los labios, pero con el ruido apenas le escuchó. Sin embargo, la idea pronto le quedó clara, aquello era una despedida. Se limitó a asentir, era su decisión. Se incorporó, quedando medio agachado, y echó a correr hacia las escaleras, no sin antes darle un grito al nuevo. Si quería seguirle era su problema, pero no iba a negar que esas balas le vendrían de perlas. Las subió de dos en dos, saltando al final y tirándose al piso para quedar fuera del alcance de los proyectiles. Comprobó que no había nada arriba antes de asomarse. Desde ahí, distinguía a Nomi luchar contra los puntitos. Quedó hipnotizado momentáneamente con sus movimientos, tanto que no se fijó en si el otro le seguía o se iba. Observó como algunos de los enemigos caían al suelo, cortados, hasta que paulatinamente volvió a ser tragado por los cuerpos. Quedaban cerca de ocho en pie cuando volvió a aparecer, aun más ensangrentado. Algunos, ya más zombies que humanos, habían empezado a morderle. Suficiente espectáculo.

Alzó el revolver y voló cada cabeza que no tuviera aquel brillante pelo negro. Surcó los escalones en la dirección contraria a la anterior, disparando a los que quedaban. Cuando llegó al borde del andén, todos los cuerpos estaban en el suelo. Saltó a las vías y se acercó, con cuidado de no quedar al alcance de cualquier otro caído: aunque estaban derrumbados, nada le aseguraba que no pudiese recibir un mordisco. Cuando llegó a su lado, lo primero que sintió fue cierto dolor. Su chaqueta de guarda de seguridad ya podía darse por perdida. Hizo una mueca. Sin embargo, lo siguiente fue algo similar respeto. Escuchó como desde el túnel, con tal alboroto, llegaba el eco de infectados atraídos. Sabía que no tenía tiempo. A pesar de todo, decidió gastar un poco del tiempo que le quedaba. Cogió la espada de sus manos trémulas, teniendo que tirar un poco para extraerla. Era consciente de que a él no le serviría: atacar de cerca no era lo suyo, nunca lo sería. Pero había algo que si podía hacer con ella.

Los ojos oscuros de Nomi miraban hacia arriba, aunque no estaba seguro de que pudiera verle. Las heridas causadas por aquellos medio humanos habían teñido su piel de rojo. Respiraba con dificultad. Sabía que se convertiría en un infectado si le dejaba estar. Algo, algo que no podía describir con palabras, le impulsaba a impedirlo aunque solo pudiera hacerlo de una manera. Le colocó el filo de la espada bajo el esternón, inclinándolo de forma que supiera que atravesaría el corazón. Con una mueca de asco (eso no le agradaba nada), hundió la espada en la carne todo lo que pudo, ayudándose de su propio peso para ello. Era el único ritual que se le ocurría en ese momento para tener una muerte honorable, el harakiri japonés. Cuando la punta se topó con el suelo, se detuvo para fijarse en los ojos de Nomi. Ya no eran más que dos canicas negras sin brillo.

Cerró los ojos un segundo. Aquello era lo que había pretendido, que muriera en paz y no por una infección. Ahora estaba tranquilo. Aun así, antes de darse la vuelta, le pegó un solo tiro en la frente. No quería correr riesgos innecesarios, dejándole con la posibilidad de que la enfermedad le transformara. Tal y como era, seguramente se convertiría en una mala bestia. Tras eso, se puso en marcha. Dio una vuelta rápida, a saltitos entre los cuerpos, buscando algo de utilidad, pero no encontró nada lo suficientemente llamativo. Y el tiempo ya era más que limitado. Se subió de nuevo al andén, consciente de que en ese sitio pronto se convertiría en un infierno de no muertos. Se fijó entonces en el otro, el nuevo.

Te recomiendo que salgas de aquí. Puedes hacerlo conmigo o por tu cuenta, me da igual tu elección– guardó el hatillo de su compañero muerto en su mochila, echando a andar por las escaleras. Los túneles debían ser evitados. No estaba seguro de si la lluvia habría terminado, y si no era así buscaría algún otro sitio: pasillos que conectaran estaciones o el sistema de ventilación, si era necesario.

Eso ya lo vería.
avatar
Nicholas

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 23
Localización : Rascándome la barriga

Datos
Apodo: MadBoy
Alianza:
Ocupación: Paranoico a tiempo completo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando refugio en el metro, una idea no tan buena (Libre)

Mensaje por Ritsuka_Aoyagi el Sáb Jul 30, 2011 8:53 pm

OFF: Yo tambien tengo irme (Asuntos personales)
lo siento Nicholas XP

ON: Aun no sabiendo muy bien que era esas cosas seguia disparando, sabia que pronto se me acabarian las balas.
El moreno no dejaba de reirse como un poseso, mientras que el otro se protegia con los muertos.

Al rato Nomi dejo de reirse, no sabia si se habia quedado afonico o lo mataron.

Grito que nos fueramos mientras corria hacia la multitud desarmado
(Se va a suicidar?)

Nick me grito que fuera con el y le segui.
Mientras subia escaleras disparaba a los zombies.
-Nick!!! Yo me voi por aqui! dije señalandole el pasillo de al lado.

No se si seria la ultima vez que le veria o no.
Empece a correr direccion del pasillo. Al fondo se veia algo, una luz.

-Luz?
Segui la luz rezando que fuera la salida.

Se me iluminaron los ojos al saber que eso era la salida.
Antes de salir vi al chico disparando, se me escapo una sonrisa a la vez que estaba preocupado.

-Adios. Susurre de lejos
avatar
Ritsuka_Aoyagi

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 06/07/2011
Edad : 24
Localización : caja de carton

Datos
Apodo: Neko
Alianza:
Ocupación: ExPolicia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.